Por el #DerechoALaEducación y la escolarización de los niños y niñas de Melilla

Actualidade
08 Xunio 2021

"Más de 150 niños y niñas de Melilla podrían quedarse el próximo curso sin ir al colegio, a menos que el Ministerio de Educación les conceda una plaza escolar. Muchos de ellos llevan en esta situación hasta tres años."

La Plataforma de la Infancia, junto con las entidades y personas firmantes de su Manifiesto, reclama/n al Ministerio de Educación que garantice la escolarización de estos niños y niñas para el próximo curso:

  • que reforme la Orden del Ministerio de Educación que regula la admisión de alumnos en Ceuta y Melilla y atienda de manera concreta la situación de estos menores y la grave vulneración de derechos en Melilla
  • que garantice que todo niño y niña pueda acceder, sin barreras, a su derecho a la educación

El derecho a la educación es un derecho fundamental, recogido en el artículo 27 de la Constitución Española y en la Convención sobre los Derechos del Niño, del que depende el desarrollo de los niños y niñas y sus oportunidades. Este derecho implica la obligación del Estado español de escolarizar a todo niño o niña que resida en territorio español, garantizándole una plaza escolar, sin que pueda ser cuestionado en ninguna circunstancia o limitado por problemas administrativos o documentales de sus familias.

Sin embargo, en Melilla a muchos niños y niñas no les permitieron escolarizarse el curso pasado. Un número que va aumentando cada año debido a las exigencias de documentación, que ni la Constitución Española ni la ley de educación exigen, para la escolarización en esta ciudad autónoma. Estos niños y niñas viven y residen en Melilla desde hace varios años, la mayoría han nacido allí, pero no se les está proporcionando una plaza escolar, impidiéndoles así acceder al derecho a la educación que está reconocido y garantizado para cualquier niño o niña que resida en España.

La Dirección Provincial de Educación en Melilla no les escolariza alegando problemas documentales de las familias, ya que duda sobre la residencia de estos niños y niñas en la ciudad autónoma, poniendo barreras constantes para dificultar o impedir esta matriculación. Se les solicita documentación adicional de la que carecen, debido a que, en algunos casos, sus padres no tienen autorización de residencia o a que, en otros, estas familias tienen problemas para el empadronamiento, aunque sean residentes legales. Sin embargo, a pesar de que prueban su residencia en Melilla, algo incuestionable con el cierre de las fronteras desde hace más de un año, y siendo el único requisito que debería exigirse, se les niega la escolarización. Esta vulneración de derechos ha sido denunciada por el Defensor del Pueblo y el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, así como por diversas instituciones de atención a la infancia. Sin embargo, a día de hoy más de 150 niños y niñas se han quedado fuera de las listas un año más y no tienen plaza escolar para el curso que viene. Esta situación puede tener, además, graves consecuencias en su desarrollo vital, ya que no sólo les afectará a su proceso educativo sino también a su capacidad para relacionarse socialmente.

El manifiesto completo, aquí

Fuentes: Plataforma de Infancia