Webinar: "Solo nos salvamos juntos. Vacunas para todxs"

Gaurkotasuna
22 Apirila 2021

O nos salvamos todos, o el virus nos va a ganar la batalla. No se trata solo de que hagamos un acto de solidaridad con quienes tienen menos. Para que todos estemos tranquilos y seguros, todos tenemos que tener la posibilidad de vacunarnos”

"Necesitamos globalizar la fraternidad, en momentos tan delicados como este, no hay patente que vaya por encima de la fraternidad humana"

"En el ciclo vital de las vacunas, las instituciones religiosas podemos aportar mucho si intentamos despejar dudas y dar confianza a la gente para que sean las vacunas sean luces de esperanza”

“Tenemos que aprender a buscar buena información, a comprobar las fuentes y no fiarnos de lo primero que nos llega por whatsapp. También es importante hablar de los valores de solidaridad: nuestras decisiones repercuten en los demás y tenemos que saber que si usamos mascarilla es precisamente, y ante todo para no contagiar”

Bajo el lema 'Vacunas para todos', porque 'sólo nos salvamos juntos', el debate de "los jueves de Religion Digital", contó con la participación de Augusto Zampini, secretario adjunto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; José Bono, ex presidente del Congreso de los Diputados;  Martín Iriberri, director de la ONG jesuita Alboan; Inma Álvarez, editora de Aleteia en español; Núria Pagespetit, fundadora de Insoláfrica y directora de hospital en Etiopía; y el misionero en Brasil Luis Miguel Modino.

  • Visibles.org ha participado en la organización de este debate a través de Alboan.org. Puedes verlo aquí

Vacunas y desarrollo humano integral

Para aclarar cuál es la aportación específica de la Iglesia frente a la vacuna, Zampini explicó la complejidad que encierra el ciclo de vacunación, estrechamente vinculado con el desarrollo humano integral. “Nosotros tratamos el tema desde la investigación, que implica bioética y moral; desde las finanzas, quién financia el desarrollo de las vacunas: si la financiación es pública, hablamos de un bien público y por tanto ha de contribuir al bien común; también abordamos el tema de la producción y distribución”, desglosó el representante de la Santa Sede. 

“La distribución e implementación de la vacuna no es solo una cuestión técnica. La gente no se va a vacunar si no tiene confianza. En este sentido, las instituciones religiosas podemos aportar mucho en este ciclo vital de la vacuna, despejando dudas y aportando cosas concretas”, añadió.

O nos salvamos todos, o el virus nos va a ganar la batalla. No se trata solo de que hagamos un acto de solidaridad con quienes tienen menos. Para que todos estemos tranquilos y seguros, todos tenemos que tener la posibilidad de vacunarnos”, aseguró Bono, haciendo referencia a la “grotesca desigualdad” en la distribución mundial de medicamentos. 

La vacuna en el Tercer Mundo

“Desde Entreculturas, Ecca y Alboan pedimos que se apoye la iniciativa presentada por India y Sudáfrica para suspender temporalmente los derechos de patente relacionados con las vacunas de la Covid-19 y la tecnología necesaria para producirlas. Esto facilitará la descentralización de la producción, el abaratamiento de costes y el acceso a la vacuna para los más excluidos. Por primera vez en muchas décadas vamos a ir hacia atrás, incorporando en la pobreza extrema a millones de personas, de modo que existen muchas razones para que esta vacuna se distribuya de forma equitativa”, aseguró Martín Iriberri. 

“En Camerún —explicó Núria Pagespetit— no pasa una semana sin que mueran niños por malaria o meningitis, también hay una gran escasez de agua corriente, de modo que falta lo básico”. “Aquí las vacunas que llegan son las que desechan los países ricos del norte global”, denunció la fundadora de la ONG que forma a profesionales de la salud en el país africano. 

Por su parte, el misionero en Brasil Luis Miguel Modino, comentó la falta de “un plan adecuado de vacunación” por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, en un país en que los contagios de coronavirus han crecido exponencialmente y las muertes diarias por esta enfermedad se sitúan en torno a 3.000.

“El papa Francisco está haciendo un esfuerzo enorme por aclarar la moralidad de las vacunas, por el derecho a los más vulnerables a recibirlas de forma prioritaria. En este momento deberíamos estar comportándonos como una familia humana, cosa que, desgraciadamente, no está sucediendo”, lamentó Álvarez. 

Acciones concretas

“Desde la Iglesia podemos ayudar, y así estamos haciendo, a los diferentes actores que se encuentran en todas las fases del ciclo de las vacunas. Por eso elaboramos un documento, un kit de discernimiento de vacuna, dirigido a toda la población donde damos orientaciones, respuestas, temas científicos explicados de forma amena para que todo el mundo pueda entender”, explicó Zampini. Traducido a muchas lenguas, el documento está disponible en la web del dicasterio.

“También estamos dialogando con la OMS, más allá de las iglesias locales, conectando la acción desde lo alto con las comunidades de base. Salud global significa salud local”, sentenció.  

Podemos hacer mucho más por los países africanos entre todos. Laicos y religiosos debemos juntarnos y ver que todas las personas merecen ser tratadas con la misma dignidad. Es de sentido común, el problema es que el dinero y los intereses creados impiden trabajar por el bien de todos”, remarcó Pagespetit. 

Tenemos que aprender a buscar buena información, a comprobar las fuentes y no fiarnos de lo primero que nos llega por whatsapp. También es importante volver a hablar de los valores de solidaridad, nuestras decisiones repercuten en los demás, pensar que si usamos mascarilla es precisamente, y ante todo para no contagiar a los demás”, enfatizó la responsable de Aleteia en español.

"Necesitamos globalizar la fraternidad. En momentos tan delicados como este, no hay patente que vaya por encima de la fraternidad humana. El papa es un impulso para hacerlo, pero muchas organizaciones sociales están abogando también por ello. Todo pasa por una solución global fraternal”, aseguró Iriberri.

Fuentes: Religión Digital