Afectados por el crimen de la empresa Vale en Brumadinho, realizan II Romería por una Ecología Integral

Gaurkotasuna
25 Urtarrila 2021

«La Romería nos recuerda la condición de los peregrinos, del pueblo de Dios que están en camino, construyendo la libertad, buscando la paz y la justicia social. En este sentido, la Peregrinación Regional por la Ecología Integral a Brumadinho fortalece la memoria de las 272 personas y, más recientemente, de uno más de nuestros hermanos, que también murieron enterrados por este crimen de Vale. Es posible una denuncia, una demanda de reparación y la esperanza de sembrar, luchar y buscar una Ecología Integral», afirma Dom Vicente Ferreira, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Belo Horizonte y referencia de RENSER, que incluye todas las parroquias de ciudades y distritos de la comarca del Valle del Río Paraopeba.

Una peregrinación para recordar a las víctimas y clamar por justicia, es el objetivo de la II Romería a Brumadinho. Con el lema «Del luto a la lucha», se han programado diversas actividades que incluyen el lanzamiento del Pacto de Los Afectados, proyecciones en el Córrego do Feijáo, una celebración de la santa misa, una vigilia, un webinar y una celebración virtual.

Esta segunda peregrinación por la Ecología Integral a Brumadinho, ha tenido lugar entre el 18 y el 25 de enero y ha contado este año con un amplio programa, que será principalmente virtual, respetando la distancia social, debido a la pandemia Covid-19. Organizada por la Región Episcopal de Nuestra Señora del Rosario (RENSER), de la Arquidiócesis de Belo Horizonte, junto con los movimientos pastorales y sociales, asesores técnicos independientes, ONG y otras entidades de la sociedad civil, las actividades de la Peregrinación se extienden hasta el día 25, fecha que marca los dos años del crimen de la empresa Vale en Brumadinho.

La edición anterior de la Peregrinación reunió a unas 5.000 personas en 2020 en un momento conmovedor de oración, de compartir y, sobre todo, de solidaridad con las familias de las víctimas de esta tragedia anunciada.

El concepto de Ecología Integral impregna toda la atmósfera del evento desde su primera edición del año pasado. Este concepto está guiado por la encíclica “Laudato Si”, sobre el cuidado de la Casa Común, escrita por el Papa Francisco. Con el fin de continuar con la denuncia y no caer en el olvido, llevaremos a cabo acciones como la vigilia en memoria de las víctimas; proyecciones en el Córrego do Feijáo; celebración virtual; webinar con denuncia internacional sobre el crimen y el intercambio de video-cartas, una iniciativa que conectará, a través de la comunicación popular, a los afectados por la minería no sólo por el crimen de Vale en Brumadinho sino por todo el país.

El Pacto de Afectados

El Pacto de Afectados -Lanzado la semana antes del 25-, es un documento importante construido colectivamente por los afectados en toda la cuenca del Paraopeba, tales como agricultores familiares, indígenas, quilombolas, colonos, agricultores, familiares de las víctimas, personas que han perdido sus hogares, sus plantaciones, su seguridad hídrica y siguen corriendo el riesgo de ser contaminados todos los días por la minería que contamina el agua, el suelo y el aire.

Además de la denuncia, el documento cubre aspectos de cómo debería ser la reconstrucción de los territorios afectados, mostrando cuán depredador es el modelo minero y cuánto nos afecta a todos el crimen de la minera Vale. «Reúne nuestros dolores, nuestras denuncias y nuestro clamor de justicia y de reparación integral de todos los afectados. El documento también trae, a través del amor, la fe y la esperanza, nuestra resistencia diaria y diaria a la minería, en la que defendemos una Ecología Integral y pensamos en nuevos horizontes, con alternativas económicas y un mundo mucho mejor, diferente de éste, donde la vida está siempre por encima de los beneficios», afirma Marina Oliveira, afectada por el crimen de Brumadinho y uno de los responsables de la organización de la Peregrinación.

El Pacto se construyó a lo largo de estos 2 años con reuniones mensuales realizadas por RENSER y con la participación de los afectados de diferentes comunidades a lo largo de la Cuenca de Paraopeba, además de la participación de diferentes colaboradores.

Fuentes: Iglesia y Minería