'1000 ACCIONES POR UN CAMBIO': 9.500 ADOLESCENTES POR EL CLIMA

Actualidad
06 Agosto 2020

La campaña 1.000 acciones por un cambio, presentada en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), celebrada el pasado diciembre en Madrid, finalizó este pasado junio con la participación de más de 9.500 adolescentes de 20 países de América Latina y el Caribe. La iniciativa, que instó a niños, niñas y adolescentes de la región a actuar por la causa climática, fue impulsada por la Red juvenil Concausa, un programa de Cepal, Unicef y Fundación América Solidaria, y contó con la colaboración de Fundación Caserta y el auspicio de Preuniversitario Pedro de Valdivia.

Su objetivo era empoderar, conectar y movilizar a los jóvenes en pro del desarrollo sostenible y la superación de la pobreza infantil. Estos jóvenes pusieron en marcha la campaña alineada con el ODS 13 de la ONU, convencidos de que la adolescencia del continente no solo tiene opinión sobre el cambio climático, sino que también está actuando por mitigar sus efectos. Así, sorteando dificultades como la distancia y las barreras idiomáticas, consolidaron un colectivo de más de 100 embajadores, encargados de movilizar a otros jóvenes en los distintos territorios. Impulsaron jornadas de recolección de basura, cambios de hábitos sobre el consumo de carne y espacios de reciclaje en sus escuelas y comunidades, entre otros.

Esta iniciativa tuvo que superar uno de sus más grandes obstáculos en los últimos meses: el confinamiento por la crisis sanitaria de la covid-19. “La pandemia nos obligó a transformarnos, a adaptar la campaña y a utilizar lo que la crisis nos daba para hacer entender que la cuestión climática, al igual que la de la covid-19, es global y requiere una respuesta potente. Las y los adolescentes no dejaron de accionar, de hecho, las acciones crecieron. Muchas y muchos siguen promoviendo la transformación de hábitos”, asegura desde Uruguay Guillermo Passeggi,18 años, uno de los embajadores que presentó la campaña en la COP25.

Mas info aqui.

Fuentes: El Pais, Planeta Futuro, B.Hernandez