«La mayoría de las personas psiquiatrizadas no conoce sus propios derechos»

Actualidad
16 Mayo 2022

«Nos llamamos Zoroa, locura, sobre todo para diferenciarnos de la salud mental oficial y que quede clara nuestra declaración de intenciones», explica Cristina Barcala (Bilbao, 1971), integrante de este colectivo autogestionado de personas con sufrimiento psíquico creado en Bilbao en 2018. «Procuramos no hablar de enfermedad mental porque es un tema que nos lleva de nuevo a la biología y nosotras creemos que realmente nuestros problemas son muy sociales, estamos condicionadas por nuestros genes, pero al igual que lo estamos para ver la luz del sol dependiendo de nuestros ojos. En Zoroa creemos que al sufrimiento nos llevan los condicionantes que tenemos. De hecho, desde la misma psiquiatría ya no se habla de enfermedad mental sino de trastorno».

«La psiquiatría lo que hace es cronificar el sufrimiento, mediante las pastillas y todo el círculo psiquiátrico que se pone en marcha. Y a las personas nadie les ayuda, no son capaces de salir de ese malestar. Y, sin embargo, un Grupo de Apoyo Mutuo puede ayudar también a politizarte y a partir de ahí, por ejemplo, a dejar la medicación o autogestionártela tú. O a consultar diferentes manuales para entender al final qué son los mediacamentos que estás tomando, porque nadie te lo explica. O también a rodearte, no estar solo, porque también es entonces cuando tienen más facilidad para internarte que si estás acompañado», cuenta Heiko Elbira (Bilbao, 1996), integrante de Zoroa. «Dejar la medicación es una cosa muy compleja. La mayoría de los procesos son de 3 a 5 años. Parte de los efectos que surgen de la regulación se parecen mucho a la definición del trastorno que te han puesto, con lo cual siempre hay un miedo ahí. Y es necesario estar acompañada, en lo físico y en lo virtual. Y tener alianzas de una manera respetuosa. Es necesario un cambio de vida y entender cuáles son las opresiones, intentar proteger y sobre todo crear una red de cuidados», añade Cristina Barcala.

En el Grupo de Apoyo Mutuo Zoroa ponen en común experiencias y formas alternativas de sobrevivir a su sufrimiento, conscientes de que su origen es muy social, surge de las malas condiciones de vida a las que nos somete esta sociedad capitalista y patriarcal. «La mayoría de las personas psiquiatrizadas no conoce ni siquiera sus propios derechos. Es verdad que teníamos muy pocos, se han ido consiguiendo, y no tanto por las locas que llevamos tiempo politizadas en el Estado sino de la mano de otros colectivos de discapacidad. Toda la información legal que tenemos tratamos de que llegue a la gente, sobre todo a tarvés de lo virtual, para, por ejemplo, saber que no te pueden encerrar de manera injustificada, que tienes derecho a un abogado. Y en este sentido tener una red de abogados, de médicos, saber quién es afín a ayudarte en la desregulación de medicamentos es muy importante. Todo este tipo de cosas y de información, la manera de que fluya, entre nosotras está siendo de manera virtual», cuenta Cristina Barcala sobre la labor que realizan desde Zoroa.

Zoroa ha organizado para el próximo 11 de junio, en Karmela, la primera edición en Bilbao del Orgullo Loco. Su objetivo, reivindicar con un poco de humor que sufren mucho.

Fuentes: web mardefueguitos.info, Gorka