Una Ley de Trata en medio del debate del feminismo sobre abolir o regular la prostitución

Actualidad
22 Septiembre 2020

El objetivo es "impedir que la industria continúe lucrándose con la explotación sexual de las mujeres"

El Gobierno prepara una Ley contra la Trata con fines de explotación sexual que deberá redactar en pleno debate entre diferentes sectores del feminismo: el que defiende el abolicionismo de la prostitución y aquel que propone regularla.

En diciembre de 2019 el nuevo Ejecutivo firmaba un acuerdo de gobernanza entre cuyos objetivos está erradicar esta práctica, aunque no concreta si la intención es abolir la prostitución o tomar medidas para sancionar a los clientes.

En el mes de febrero, antes de la pandemia, la ministra de Igualdad, explicó en el Congreso que su departamento iniciaría los trabajos para tener una ley integral sobre esta materia y, este mismo mes, fuentes del Ejecutivo explicaban que la Ley de Libertades Sexuales que también prepara Igualdad, incluiría medidas contra la explotación.

El objetivo sería impedir que la industria continúe lucrándose con la explotación sexual de mujeres y que este tipo de violencia deje de ser un negocio en España. Su intención: poner en marcha un 'Plan Nacional Integral, social, laboral y económico' para garantizar los derechos sociales, laborales y económicos de las víctimas a través de un acompañamiento integral e individualizado.

  • Una violación "previo pago"

Sin embargo, varios colectivos feministas han criticado esta norma porque no incluye la prostitución y ha hecho visible las diferencias que existen en el movimiento sobre este tema.

Muchas organizaciones han calificado la ley de retroceso, por no incluir una "violencia" como la explotación sexual. Otras consideran que la prostitución es una las mayores expresiones de violencia sexual,  una "violación previo pago" y lamentan que no se incluyera en el texto.También han pedido a la responsable de Igualdad que asuman todos los planteamientos del feminismo y no sólo una parte.

Desde el gobierno han lanzado un mensaje de respeto por todas estas opciones y han tratado de conciliar todas las posiciones con el objetivo principal, que comparten todas las organizaciones, que es luchar de forma decidida contra la explotación sexual.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género se ha refierido también a esta polémica apuntando que, aunque en la Ley de libertades sexuales "hay medidas de prevención", el Ministerio de Igualdad va "a por una ley integral" en este tema.

  • Cierre de locales, polémica durante la pandemia

En agosto, la ministra remitió una carta a las comunidades autónomas para que colaboraran con el cierre de los prostíbulos y lugares de alterne, en línea con las restricciones establecidas a bares, discotecas y locales de ocio.

"Que no demos tregua a la explotación sexual, que no demos tregua a esa industria proxeneta que siempre permanece en la impunidad y en la absoluta opacidad. Se habla mucho de los derechos de las mujeres en contexto de prostitución pero no de las cifras de negocio", decía la misiva.

A esta petición algunos responsables políticos autonómicos han respondido que "la prostitución no está regulada, es ilegal o alegal", por lo que no era posible prohibir algo que no existe. Aún así, varias autonomías obligaron al cierre de estos locales en lo días siguientes.

Esta situación también ha generado las quejas de las trabajadoras sexuales que aseguran que nadie se acordó de ellas en la crisis sanitaria. El Ministerio se ha defendido de estas acusaciones recordando que el plan de contingencia contra la violencia de género ante la pandemia ha incluido a las víctimas de trata y explotación sexual como beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

 

Fuentes: El Levante, EP