Manifiesto por la Ratificación del Convenio 189

Actualidad
16 Junio 2021

El 16 de junio de 2011 la Organización Internacional del Trabajo adoptó el Convenio 189 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos. Este Convenio busca revertir la histórica injusticia social y de género entre la invisibilidad y escaso reconocimiento que se le da al trabajo doméstico y su papel fundamental para el desarrollo, tanto en el ámbito productivo como en el reproductivo.

Desde el Servicio Jesuita para Migrantes apoyamos la justa reivindicación de las trabajadoras de hogar y de cuidados que llevan años luchando por el reconocimiento de sus derechos. La ratificación del Convenio 189 supondría un paso importante para lograr el reconocimiento del derecho a la prestación por desempleo, entre otros derechos laborales que le son negados a las trabajadoras del hogar.

A nivel mundial, el 90% de más de 70 millones de trabajadoras, en su mayoría mujeres migrantes y niñas, desempeñan estos trabajos expuestos a diversas formas de explotación, abusos y violaciones de sus derechos humanos.

A nivel estatal, una de cada 3 trabajadoras del hogar vive bajo el umbral de la pobreza a pesar de su papel fundamental en la organización de los cuidados. Ellas soportan los déficits de nuestro sistema de atención a la dependencia.

El Convenio 189 es vinculante para los estados miembros que lo ratifiquen y les compromete a equiparar los derechos de las trabajadoras y trabajadores domésticos los del resto de trabajadores. De ahí la importancia que tiene que España lo ratifique. Tenemos la esperanza de que las declaraciones del Gobierno de España de iniciar el procedimiento para la ratificación de este convenio lleguen a buen puerto y se concreten en un periodo de tiempo no muy dilatado.

Si algo hemos aprendido las organizaciones del SJM de las mujeres a las que acompañamos, y se ha puesto más de relieve en el contexto de la Covid-19, es que el trabajo del hogar y de los cuidados es esencial y que cuidar a quienes cuidan es una causa de justicia.

Fuentes: Servicio Jesuita Migrantes