Consternación en Naciones Unidas por las detenciones de activistas en la India

Compañero/as de Stan Swamy piden su liberación inmediata desde Roma (Cortesía de SJES)
Actualidad
26 Octubre 2020

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el pasado 20 de octubre ha hecho un llamamiento al Gobierno de la India para que proteja los derechos de los defensores de los derechos humanos y las ONG, y su capacidad para llevar a cabo su crucial labor en nombre de los numerosos grupos que representan.

"Insto al Gobierno a que se asegure de que nadie más sea detenido por ejercer su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica, y a que haga todo lo posible, tanto en el plano jurídico como en el político, para proteger a la robusta sociedad civil de la India",

"También insto a las autoridades a que examinen detenidamente la Ley de derechos humanos de la India para comprobar que cumple las normas internacionales de derechos humanos y a que pongan en libertad a las personas acusadas en virtud de la Ley de prevención de actividades ilícitas por el simple hecho de ejercer los derechos humanos básicos que la India está obligada a proteger".

Bachelet ha expresado su pesar por las limitaciones del ámbito de actuación para las ONG de derechos humanos debido a la aplicación de leyes muy ambiguas que comprimen a las ONG y restringen la financiación extranjera. También, ha explicado que es muy preocupante el uso de la Ley de Regulación de las Contribuciones Extranjeras (FCRA).

"La FCRA ha sido invocada a lo largo de los años para justificar una serie de medidas altamente intrusivas, que van desde las redadas oficiales en las oficinas de las ONG y la congelación de las cuentas bancarias, hasta la suspensión o cancelación de la inscripción, incluso de las organizaciones de la sociedad civil que se han comprometido con los órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas".

"Me preocupa que tales acciones basadas en motivos de "interés público" vagamente definidos dejen esta ley expuesta a abusos, y que de hecho se esté utilizando para disuadir o castigar a las ONG por la presentación de informes y la defensa de los derechos humanos que las autoridades perciben como de naturaleza crítica". La crítica constructiva es el alma de la democracia. Incluso si las autoridades la encuentran incómoda, nunca debe ser criminalizada o proscrita de esta manera".

Esta ley fue aprobada en 2010, se modificó hace un mes y ha tenido un impacto perjudicial en el derecho a la libertad de asociación y expresión de las ONG dedicadas a la defensa y promoción de los derechos humanos en la India. Se esperan nuevas modificaciones y enmiendas que crearán aún más obstáculos administrativos y prácticos para esas ONG.

Los activistas y los defensores de los derechos humanos también han sido objeto de una presión creciente en los últimos meses, en particular debido a su participación en protestas masivas contra la Ley de enmienda de la ciudadanía que tuvieron lugar en todo el país a principios de este año. Se ha informado de que más de 1.500 personas han sido detenidas en relación con las protestas, y muchas de ellas han sido acusadas en virtud de la Ley de prevención de actividades ilícitas. Esta ley también ha sido ampliamente criticada por su falta de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos.

También, en base a esta ley, se han presentado cargos contra varias personas relacionadas con actividades y movilizaciones que se remontan a 2018. Más recientemente, el sacerdote católico Stan Swamy, de 83 años de edad, activista de larga trayectoria, dedicado a la defensa de los derechos de los grupos marginados, fue acusado y permanece detenido, a pesar de su salud.

  • Puedes acceder al vídeo de Stan Swamy, aquí

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha concluido que, cuando un Estado invoca la seguridad nacional y la protección del orden público como motivo para restringir el derecho a la libertad de asociación, el Estado parte debe demostrar la naturaleza específica de la amenaza o los riesgos planteados y limitar sus respuestas a las necesarias y proporcionadas para hacer frente a dicha amenaza o riesgos.

Finalmente, Bachelet ha dicho que la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas seguirá colaborando estrechamente con el Gobierno de la India en cuestiones relacionadas con la promoción y protección de los derechos humanos, y también seguirá vigilando los acontecimientos que afecten positiva y negativamente al espacio cívico y a los derechos y libertades fundamentales.

La Nota de prensa completa, en inglés la puedes descargar aquí.

 

Fuentes: UN, SJES