Buscar refugio no puede ser una competición a vida o muerte

Actualidad
03 Agosto 2021

La mayoría de las ONG están de acuerdo en que hace falta seguir sensibilizando a la ciudadanía sobre las dificultades a las que se enfrentan las personas migrantes y solicitantes de refugio y asilo internacional. E intentan aprovechar, en el buen sentido de la palabra, acontecimientos de gran difusión en medios masivos, como son las Olimpiadas en la TV y prensa escrita, para dar a conocer historias relacionadas con refugiados que ahora compiten en estos juegos o historias de migrantes que se juegan la vida realmente, saltando vallas, como la de Melilla, o nadando a mar abierto, tratando de llegar a las costas españolas.

“Cambia las reglas” es la campaña de CEAR donde “el premio no es una medalla, es salvar la vida”. Esta campaña hace un paralelismo con los Juegos Olímpicos de Tokio y remarca las “pruebas” que deben superar las personas migrantes y refugiadas para llegar a nuestro país. Así como al resto de la Unión Europea, ante la falta de vías legales y seguras.

Como explica su directora, Estrella Galán, “Queremos recordar otras gestas increíbles que nunca se deberían haber producido, en disciplinas tan terribles como la natación en aguas abiertas, el salto de valla con concertina, la marcha en el desierto, o la navegación en botes hinchables. Acciones donde cada día más personas se ven obligadas a jugarse la vida, debido las pruebas de obstáculos a las que les somete Europa para ofrecerles protección”,

Y es que, sólo en lo que llevamos de 2021, más de 1.300 personas han perecido intentando llegar a Europa. Más del doble que en 2020 en estas mismas fechas. El año pasado se perdieron cerca de mil vidas buscando alcanzar nuestro país.

“Estas son las cifras de una tragedia inaceptable, a la que parece que algunas autoridades europeas se han acostumbrado. Nosotros decimos que buscar refugio no puede seguir suponiendo una competición a vida o muerte para miles de personas que, por desgracia, no se celebra cada cuatro años, sino todos los días”, añadió Galán.

Participación ciudadana

Esta organización ha presentado tres propuestas que quiere hacer llegar a las autoridades españolas: activar vías legales y seguras como el traslado de solicitantes de asilo desde embajadas y representaciones consulares. La concesión de visados humanitarios y la flexibilización de los requisitos de reagrupación familiar; el desembarco seguro y la posterior reubicación obligatoria y proporcional entre los países de la Unión Europea. Por último, la no criminalización de la acción humanitaria en el Mediterráneo de acuerdo a las obligaciones de búsqueda y rescate que determina el derecho internacional.

Otras organizaciones, como las del Sector Social de la Compañía de Jesús, mantienen sus campañas para pedir un "Pacto por la Hospitalidad" a todos los niveles de gestión y gobierno: Europa, Nacional, Autonómico, etc.

Para mostrar un apoyo social relevante, animan a la ciudadanía a entrar en estas webs y apoyar las acciones de incidencia de estas ONG, para exigir una política migratoria justa y valiente, que no obligue a quienes buscan refugio en Europa, a superar pruebas inhumanas cuyo único premio es no perder la vida.

En los próximos días, se podrán ver imágenes de un nadador tratando de salvar su vida en la fachada de lugares tan significativos como el Museo Thyseen y el pabellón Antonio Magariños del Estudiantes en Madrid. En el Ayuntamiento de Cádiz, el Centro Cívico Las Sirenas en Sevilla o la Base de La Marina de Valencia, entre otros. Estas instituciones se han querido sumar a la campaña de este modo.

Fuentes: DS, Cear, otros.