Resultados de la encuesta PYMEs éticas y responsables

Actualitat
26 Juliol 2021

En abril de 2021 la ONGD Alboan puso en marcha una encuesta entre empresas con la finalidad  de profundizar hasta qué punto las PYMES incorporan criterios sociales y éticos en sus procesos de compra y contratación.

Este trabajo también tenía entre sus objetivos:

  1. Identificar qué elementos habría que reforzar para establecer un proceso de sensibilización que ayude a motivar a las PYMES a incluir criterios sociales y medioambientales en sus compras
  2. Entender cómo se podría facilitar a nivel práctico la incorporación de estos criterios de compra responsable en las PYMES, reforzando su compromiso con el entorno y su contribución a los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Para esta investigación de tipo cualitativo utilizarón una muestra pequeña de empresas, mayoría PYMES (pequeñas y medianas empresas con un máximo de 200 empleados) de la zona geográfica de País Vasco, Navarra y La Rioja. El 42,3% de las que han contestado son del sector Servicios (jurídicos, tecnológicos, consultorías, etc.), seguidas por las del sector industrial (23,1%). También han respondido algunas del sector educativo y de la ingeniera.

Después de un primer análisis se han podido extraer las siguientes conclusiones:

  1. La mayoría creen que sería importante contar con acciones de formación, sensibilización y la socialización de ejemplos prácticos así como de buenas prácticas de consumo responsable en las empresas.
  2. Sólo el 31% de las PYMES incluye criterios sociales y ambientales en sus procedimientos de compra y contratación de forma institucionalizada.
  • El tamaño de la empresa es un factor muy importante. Las empresas de más de 200 personas trabajadoras son las que en mayor medida incluyen criterios sociales y ambientales en estos procedimientos; y por tipo de sector, destacan aquellas del sector servicios.
  • Según las personas encuestadas la incorporación de criterios éticos de compra y contratación aportaría múltiples beneficios: un mayor compromiso con el medioambiente y la sociedad; una mejora de las condiciones laborales de las personas trabajadoras y de la relación con los proveedores; y una participación más activa en el desarrollo del entorno socio económico.
  • Por géneros: No hay muchas diferencias entre las respuestas de hombres y mujeres aunque  ellas muestran una mayor sensibilización y señalan beneficios de carácter más humano, como la mejora de la calidad de vida, la reducción de la pobreza, y la inclusión de un nuevo paradigma empresarial que permitiría “humanizar” las empresas.
  • En cuanto a los retos que identifican, hablan de falta de conocimiento sobre esta cuestión, de la necesidad de disponer de unos criterios claros y de impulsar un cambio de mentalidad de la cultura empresarial, a través de procesos de sensibilización para que no primer de manera exclusiva criterios económicos.
  1. El 87,5% de las que han contestado que “no” incluyen estos criterios en los procesos de compra y contratación, afirman que:
  • Es necesario contar con recursos prácticos (guías, buenas prácticas, intercambios de experiencias etc.) para que las empresas transiten hacia prácticas de compra responsable.
  • Consideran que es el Departamento de compras quien debe impulsar la incorporación de criterios de compra responsable, y el 53,8% explica que es la Dirección quien debería responsabilizarse de ello.
  • En cuanto a los retos que identifican: falta de conocimiento y de criterios claros sobre esta cuestión, la  necesidad de impulsar un cambio de mentalidad de la cultura empresarial para que no se primen de manera exclusiva criterios económicos, etc.

El documento completo con el resumen de conclusiones y características de la encuesta está aquí.

Fuentes: Alboan, otros