El relator de la ONU sobre la pobreza critica a España: "Se puede hacer mucho más por las personas de bajos ingresos"

Actualitat
07 Febrer 2020

Un experto de Naciones Unidas se ha reunido estas dos semanas con quienes no suelen ser escuchados: personas sin hogar, trabajadoras domésticas o pobres energéticos.

Normalmente estas personas son invisibles pero durante dos semanas han sido el centro de la agenda de un experto cuya misión es medir la desigualdad en España.

El australiano Philip Alston es el “relator especial” (*) de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos. Ha venido a examinar la vulnerabilidad en España para el organismo y emitirá sus conclusiones preliminares este viernes 7 de febrero.

En España, uno de cada cinco ciudadanos está en riesgo de pobreza. Es decir, que sus ingresos no llegan al 60% de la mediana de renta del país. Para una persona sola, esto supone no llegar a los 8.871 euros anuales. El umbral es de 18.629 euros para dos adultos y dos niños.

Alston  ha señalado que durante el tiempo que lleva en España, en Barcelona, País Vasco, Andalucía, Extremadura y Galicia, ha estado escuchando de sus protagonistas "problemas similares y diferentes: viviendas imposibles de pagar, desempleo, salarios y condiciones inadecuadas y mucha gente que trabaja a tiempo completo pero aún así no gana lo suficiente para vivir de ello".

El Madrid ha realizado varias reuniones: ha estado en Torrejon de Ardoz, con personas con problemas de vivienda, en un centro cívico en Vallecas en un encuentro organizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) y también con las asociaciones de empleadas del hogar como Sedoac, que le han explicado que su Centro se Servicios se ha quedado sin subvenciones y que tendrán que cerrar.

  • (Las empleadas del hogar están luchando por la puesta en marcha del Convenio 189T y un grupo de organizaciones tiene abierta una recogida de firmas en esta plataforma. Si quieres ayudarlas puedes hacer click aqui.)

Para Alston la pobreza es una decisión política. Afirma que: “Si un Gobierno quisiera acabar con ella, lo haría”. También, ha expuesto que España, tiene un grave déficit de vivienda social (uno de los índices más bajos de toda Europa) a pesar de que la Constitución Española reconozca el derecho a la vivienda. Y ha asegurado que España "es un país muy rico, que se puede permitir hacer mucho más por las personas de bajos ingresos".

  • 33000 personas “Sin Hogar” en España

Alston se ha reunido en Bilbao con siete personas que han vivido sin hogar. En la organización social Bizitegi.org le han explicado que esta situación es aún más dura en el caso de las mujeres y especialmente si son migrantes. Además le han explicado que sin una vivienda, pierden el padrón y así se quedan sin acceso a la sanidad pública y sin derecho a prestación económica para evitar la calle.

  • La pobreza energética afecta a más de 19 millones de españoles

El relator se ha citado en Barcelona, a través de las entidades sociales ABD y Ecoserveis, con personas que saben lo que es pasar frío en casa. Nadie quiere tener que elegir entre pagar facturas o comer. El reto es subsistir, aun exponiéndose a desahucios o cortes de servicio eléctrico.

El enviado de la ONU ha recalcado la importancia de que el sector público y el privado se coordinen para ayudar a quienes están en esta situación de vulnerabilidad. 

  • El 46% de los gitanos vive en extrema pobreza

También ha visitado la Cañada Real, una de las zonas más vulnerables de la Comunidad de Madrid, con fuertes deficiencias en servicios básicos como agua, electricidad o recogida de basuras. Aquí, de la mano de La Fundación Secretariado Gitano, ha escuchado a familias gitanas que le hablan con normalidad de sufrir cortes de luz, del rechazo social o incluso de tener que convivir con ratas.

 (*) Relator Especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos

 El profesor Philip Alston es el actual Relator Especial sobre la pobreza extrema y derechos humanos. Ejerce el cargo a título honorario y no forma parte del personal de las Naciones Unidas ni percibe un sueldo por el desempeño de su mandato.

La eliminación de la extrema pobreza no es una cuestión de caridad, sino una cuestión urgente de derechos humanos.

Hoy en día casi la mitad de la población de países en desarrollo vive en condiciones de extrema pobreza y se le niegan derechos humanos básicos; en particular la alimentación y la vivienda.

Las personas que viven en situaciones de pobreza en todo el mundo con frecuencia sufren de exclusión social y están marginadas del poder y los procesos políticos; se ignora su derecho a participar de manera efectiva en los asuntos públicos.

Los Estados tienen la obligación jurídica de hacer efectivos los derechos humanos para todos, priorizando los más vulnerables, en particular los que viven en condiciones de extrema pobreza.

Este experto independiente, designado por el Consejo de Derechos Humanos, evalúa la relación entre el disfrute de los derechos humanos y la extrema pobreza. El objetivo es proteger y promover los derechos de quienes viven en la pobreza extrema, e informar a los Estados miembros al respecto.

Fuentes: ohchr.org, elpais.es, publico.es