El cambio climático causa más migraciones que la guerra y los factores económicos

cambio climático y migraciones
Actualitat
02 Desembre 2019

Aunque los factores que impulsan las migraciones a nivel internacional son complejos y cambian con el tiempo, históricamente, la mayor parte de los estudios se han centrado en aspectos políticos, relacionados con la persecución ideológica o con la guerra en los países de origen, y socioeconómicos, como la expectativa de mejora en las condiciones de vida.

Sin embargo, en los últimos años el efecto de las variables climáticas en los países de origen ha sido estudiado como uno de los motores de la migración, especialmente debido al impacto que el cambio climático puede producir en las condiciones de vida.

El cambio climático se deja notar en forma de sequías, precipitaciones torrenciales, inundaciones... Y el impacto en zonas depauperadas se traduce en la pérdida de la forma de vida de miles o millones de personas.

  • De acuerdo a un estudio publicado en la revista Global and Planetary Change y para algunos investigadores, el cambio climático es más importante para las migraciones que los factores económicos y políticos en los países de origen.

Este último estudio ha analizado los datos sobre migración a 16 estados miembros de la OCDE desde 198 países de origen entre 1980 y 2015. Según sus resultados, las temperaturas más altas y el número cada vez mayor de desastres naturales relacionados con el clima en los países de origen, son factores fundamentales en el aumento los flujos migratorios.

Los autores del estudio afirman que han encontrado pruebas sólidas de que la migración es fundamentalmente una estrategia de adaptación para hacer frente a los efectos del cambio climático. El análisis se ha centrado en 16 países, entre los que se encuentran los siete que más inmigrantes recibieron en 2015: EEUU, Alemania, Reino Unido, Canadá, Australia, España e Italia.

El nuevo estudio destaca la importancia de comprender los factores determinantes de las migraciones y la inestabilidad, para desarrollar herramientas políticas adecuadas que puedan hacer frente al aumento previsto en las próximas décadas.

Según el último Informe de las Naciones Unidas sobre Migración Internacional, el 3,3% de la población mundial, es decir, unos 250 millones de personas, son migrantes. Además, el informe también muestra que el cambio en la migración se está acelerando y proyecta unos 405 millones de migrantes internacionales para 2050.

  • La dificultad de definir los refugiados climáticos

Respecto al tratamiento que se dará a los desplazados por el cambio climático, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), anunció el pasado año la creación de un grupo de trabajo para abordar estos desplazamientos y, el pasado mes de diciembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Pacto Mundial para los Refugiados, en el que se reconoce que el clima, la degradación del medio ambiente y los desastres naturales interactúan cada vez más como impulsores de los desplazamientos de refugiados.

Sin embargo, a pesar de este reconocimiento explícito, las instituciones internacionales no respaldan el término "refugiado climático" y se refieren a ellos como "personas desplazadas en el contexto de los desastres naturales y el cambio climático", porque esta nueva figura no existe en el derecho internacional. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 los definía como "personas que han cruzado una frontera internacional por temor fundado a ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política".

En pleno siglo XXI parece que se hace necesaria una revisión o actualización de esta figura o crear una nueva que permita proteger a estas personas migrantes.

Fuentes: eldiario.es y otros