¿Quién es el padre Stan Swamy, el sacerdote jesuita recluido en una prisión india?

Actualitat
21 Març 2021

Casi seis meses después de que fuera detenido y arrestado por incitar a la violencia y conspirar para derrocar al gobierno indio, a Stan Swamy, S.J., el sacerdote de 83 años y activista de los derechos humanos, se le volvió a negar la libertad bajo fianza en Mumbai.

El sacerdote jesuita fue detenido por primera vez el 8 de octubre de 2020 en Bagaicha, el centro social jesuita donde vivía y trabajaba en las afueras de Ranchi, la capital del estado oriental de Jharkhand, en la India. Es miembro de la Provincia Jesuita de Jamshedpur y está detenido en la prisión de Taloja, en Mumbai, por la Agencia Nacional de Investigación(A.N.I.), el grupo de trabajo antiterrorista de la India.

Según la A.N.I., existen indicios razonables que sugieren que el octogenario sacerdote y las otras 15 personas acusadas con él son culpables de sedición y de contravenir la Ley de Prevención de Actividades Ilegales (U.A.P.A.) de 1967. El padre Swamy y los demás "urdieron una grave conspiración para crear disturbios en todo el país y dominar al gobierno, políticamente y utilizando la fuerza muscular", dijo el juez especial Dinesh E. Kothalikar del tribunal especial de la N.I.A. el 22 de marzo de 2021, cuando rechazó la solicitud del padre Swamy de ser puesto en libertad bajo fianza.

Los abogados del padre Swamy habían solicitado su puesta en libertad por motivos humanitarios, ya que el sacerdote había sido operado dos veces de una hernia, padece la debilitante enfermedad de Parkinson y espondilosis lumbar, y ha perdido la audición en ambos oídos desde su detención.

"No dudaría en concluir que el interés colectivo de la comunidad pesaría más que el derecho a la libertad personal de Swamy y, por tanto, la edad avanzada y/o la supuesta enfermedad del solicitante no irían en su favor", dijo el juez Kothalikar. "Concluyo que el solicitante no ha conseguido justificar la concesión de la fianza".

El padre Swamy, en un mensaje enviado desde la cárcel a "todos y cada uno", reconoció la gravedad de las acusaciones contra él y no pareció sorprendido por la decisión de denegar la fianza. "Aparte de que los engranajes de la justicia giran muy lentamente, los 16 estamos implicados en casos graves en los que es muy difícil obtener la fianza", escribió. "Aun así, nuestros abogados se esfuerzan al máximo. Así que esperamos 'los idus de marzo'".

El sacerdote-activista jesuita señaló el bajo índice de éxito de los detenidos en la India por cargos similares. "Mientras que las detenciones por sedición aumentan, las condenas son sólo del 3%. En cuanto a la U.A.P.A., se realizaron 5.922 arrestos durante 2016-2019, y solo 132 fueron condenados", escribió. "Nuestras cárceles están a rebosar. En consecuencia, tenemos un escenario de privación incluso de las comodidades básicas a los presos."

La Conferencia Jesuita de la India emitió una declaración al conocer el rechazo del tribunal a la solicitud de fianza del padre Swamy. La conferencia expresó su tristeza por la decisión del tribunal y ofreció su gratitud al equipo legal del Padre Swamy, "que trabajó sin descanso para la liberación del Padre Stan bajo fianza", escribió Jerome Stanislaus D'Souza, S.J., presidente de la conferencia. "Seguimos esperando y rezando para que la justicia prevalezca, y el padre Stan sea liberado pronto y absuelto tras un juicio justo, ya que tenemos una profunda fe en la Constitución de la India y en el poder judicial", dijo. "Pedimos a Dios que nos dé fuerza y valor para soportar este doloroso veredicto".

El padre Arturo Sosa, S.J., superior general de la Compañía de Jesús, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, cardenales católicos romanos, obispos, sacerdotes y miembros de órdenes religiosas, así como organizaciones eclesiásticas y de derechos humanos de todo el mundo, han abogado por la liberación del padre Stan y de los acusados con él, avalando su inocencia y haciendo campaña por una reforma legal en la India.

"Stan Swamy y los adivasis [pueblos indígenas] a los que apoya en una batalla imposible por sus propias tierras ancestrales, son peones enfrentados a las gigantescas empresas mineras y generadoras de energía en el estado de Jarkhand, rico en minerales", escribió Christopher Sousa, secretario general del All India Trade Union Congress, en una declaración emitida el 14 de octubre de 2020. "Marcar falsamente a los activistas como extremistas e implicarlos en casos con graves cargos de sedición es la forma más fácil de condenarlos para aniquilarlos y permitir que los intereses creados los silencien".

Bajo el lema #StandWithStan, continúan las protestas en persona y en línea en todo el mundo contra la detención de activistas de derechos humanos como el padre Swamy y sus 15 coacusados, muchos de los cuales son activistas, educadores e intelectuales que llevan mucho tiempo luchando por los derechos de las personas despreciadas en el sistema de castas de la India, especialmente los adivasi y los dalit, miembros de la casta más baja de la India. Una petición en línea que pide que se retiren los cargos contra el padre Swamy ha recogido casi 60.000 firmas.

La defensa internacional y local de la liberación de los 16 parece haber reforzado la decisión de la NIA de mantener a los acusados entre rejas. Los profesionales del derecho y los periodistas de investigación que han realizado estudios forenses de algunas de las pruebas, como los discos duros de los ordenadores y los teléfonos móviles incautados a los acusados, sostienen que las pruebas son poco sólidas y posiblemente manipuladas, y que probablemente serán inadmisibles si el caso avanza hacia el juicio.

El juez Kothalikar no negó su preocupación sobre si las pruebas resistirían las pruebas requeridas por el tribunal. No obstante, mantuvo su decisión, argumentando que no entraba en el ámbito de la solicitud de fianza hacer juicios sobre la credibilidad de las pruebas y que "cualquier comentario sobre las pruebas que se presenten ante el Tribunal equivaldría a una interferencia en la administración de justicia".

Con el rechazo del caso del padre Swamy por parte del tribunal especial de la N.I.A., el tribunal de primera instancia, los abogados del padre Swamy pueden ahora apelar a un tribunal federal superior con la esperanza de que un órgano judicial independiente pueda ser más objetivo sobre los hechos y el fondo del caso.

El caso contra el padre Swamy

El pliego de cargos contra el padre Swamy y los demás acusados abarca unas 10.000 páginas. En el centro de los alegatos está la acusación de que el padre Swamy y sus coacusados incitaron a la violencia de casta que dejó varios heridos y provocó la muerte de una persona en una protesta el día de Año Nuevo de 2018 en Bhima Koregaon, un pueblo del distrito de Pune, en el estado de Maharashtra. La detención del padre Swamy se produjo tras un periodo de dos años de interrogatorios, allanamientos en su domicilio e incautación de sus bienes personales, incluidos los dispositivos de comunicación electrónica.

"La NIA le acusa de tener vínculos personales con los grupos extremistas prohibidos", dijo el Secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús, en un comunicado emitido inmediatamente después de la detención del padre Swamy.

El padre Swamy ha negado repetidamente cualquier implicación en la violencia en Bhima Koregaon, "un lugar en el que nunca he estado en mi vida", dijo en un vídeo grabado días antes de su detención en octubre de 2020.

Su defensa de los adivasis -grupos indígenas empobrecidos que viven principalmente en comunidades agrícolas de subsistencia- para ayudarles a garantizar sus derechos a la tierra, al trabajo, a una compensación justa y a la justicia, sugirió el padre Swamy, puede haber conducido a los supuestos cargos falsos contra él y sus coacusados.

El padre Swamy había ayudado a formar un grupo llamado Comité de Solidaridad con los Presos Perseguidos que pretendía "primero hacer un estudio de la naturaleza de los presos menores de edad en todos estos estados y luego recurrir a la acción legal para que se haga justicia", dijo. "He presentado una demanda contra el estado de Jharkhand en el Tribunal Superior de Jharkhand en nombre de unos 3.000 jóvenes adivasis que languidecían en la cárcel. Es esta manzana de la discordia con el estado, y querían quitarme de en medio, y una forma fácil era implicarme en algunos casos graves".

La N.I.A. ha afirmado que el padre Swamy no sólo incitaba al descontento y a la violencia con sus discursos y escritos contra el gobierno indio, sino que también tenía vínculos con el Partido Comunista de la India, de carácter maoísta, algo que él también negó. "Empezaron a ponerme ciertos extractos, supuestamente sacados de mi ordenador, extractos en los que los maoístas se comunicaban entre sí. Y en algunos extractos incluso se mencionaba mi nombre", dijo el padre Swamy. "Simplemente negué y repudié cada uno de los extractos que me pusieron delante", excepto uno que era "una llamada a todas las organizaciones de derechos humanos de todo el país explicando lo que era el P.P.S.C.", añadió. "Lo que me está ocurriendo no es algo único que me ocurra a mí solo. Es un proceso más amplio que está teniendo lugar en todo el país. Todos somos conscientes de cómo destacados intelectuales, abogados, escritores, poetas, activistas, líderes estudiantiles, todos son encarcelados sólo por expresar su disidencia o plantear cuestiones sobre los poderes gobernantes de la India".

Xavier Jeyaraj, S.J., conoce al padre Swamy desde hace tres décadas y es secretario del Secretariado de Justicia Social y Ecología de los jesuitas. "Me duele que se le llame antinacional, maoísta y conspirador para derrocar al gobierno", dijo el padre Jeyaraj a América en un correo electrónico. "Todos conocíamos a Stan como un hombre justo, que estaba al lado de los tribales vulnerables, defendía sus derechos utilizando medios constitucionales y legales, y llevaba una vida frugal entre ellos".

Incluso en la cárcel, el padre Swamy ha encontrado formas de mantener viva su sed de justicia. "Nosotros, los 16 coacusados, no hemos podido reunirnos porque estamos alojados en diferentes cárceles o en diferentes 'círculos' dentro de la misma cárcel", escribió en una carta desde la prisión a principios de este año. "Pero seguiremos cantando a coro. Un pájaro enjaulado aún puede cantar".

Fuentes: AmericanMagazine