Compra Pública Inteligente y Smart(phones)

tecnologia, reciclje, compra publica inteligente y responsable
Actualitat
25 Març 2019

La sostenibilidad, cada vez más, va a ser un criterio clave en las decisiones de compra, sobre todo, porque a corto, a medio y a largo plazo, es responsable y es inteligente.

El consumidor, la ciudadanía y las organizaciones, que son quienes deciden lo que compran y por qué lo compran, cada vez más piensan en esta clave.

Especialmente con los móviles y la tecnología, nuestra “esclavitud moderna”. Su uso nos  aporta muchos beneficios en el día a día pero también genera otras muchas situaciones preocupantes en nuestra sociedad, que parece que, con tantos efectos positivos, se nos “olvidan”. Simplificándolo todo mucho, se trata de: “el antes”, “el durante” y “el después”.

El antes y el durante

Los minerales para la fabricación de los componentes, el ensamblaje y las cadenas de producción, ¿se cuidan y se respetan los derechos humanos durante este proceso?, ¿las empresas siguen códigos de buena gestión y diligencia debida? …

  • Por un lado, “antes” de fabricar los componentes, las empresas europeas que importan móviles u ordenadores, no tienen la obligación de rastrear el origen de los minerales que se emplean en su fabricación. Estos pueden proceder de zonas en conflicto como el este de la República Democrática del Congo dónde las organizaciones sociales, como la ONG Alboan, llevan años denunciando que la extracción y comercialización ilícita de minerales contribuye al crimen organizado, a la financiación de grupos armados, a la explotación infantil y a la violencia contra las mujeres.
    • Alboan actualmente promueve esta recogida de firmas para que la ciudadanía tome conciencia, se involucre y pida sus ayuntamientos que sólo compren tecnología 100% respetuosa con los derechos humanos y el medioambiente. Para participar sólo hay que firmar aqui.
  • “Durante” el proceso, en las cadenas de ensamblaje y producción, en fábricas en China, o incluso en el este de Europa, los trabajadores en muchas ocasiones justo sobreviven a unas condiciones laborales penosas, tal y como se ha explicado en el último Mobile Social Congress organizado por SETEM Cataluña.

Después… la “obsolescencia programada” de los fabricantes

En el 2016 se desecharon en el mundo 435 000 toneladas de móviles con un valor en materias primas de 9,4 billones de euros. En España se estima que hay más de 70 millones de terminales. De ellos, se desechan unos 20 millones al año por obsolescencia, fallos técnicos o desperfectos físicos y, de éstos últimos,

  • alrededor del 25% son reacondicionados y reintroducidos en el mercado para su reutilización o bien son exportados a un mercado secundario

  • un 10% se recicla

  • cerca de un 5% (unos tres millones) quedan almacenados en los hogares

  • el resto: No se sabe: ¿van a vertederos?, ¿se incineran? ...

Del cargador se recicla el 100% y del teléfono, alrededor del 97% de los materiales son reciclables. La excepción es la batería.

Si no se gestionan adecuadamente, pueden llegar a ser muy contaminantes. En el proceso de reciclaje del móvil, se separan y son enviadas a una planta de tratamiento físico-químico o se almacenan en un depósito de seguridad. Se estima que en Europa solo se recicla un 5%de las baterías puestas en el mercado.

¿Y si pensamos en clave de Sostenibilidad?

La aplicación de los principios de la economía circular a estos residuos podría hacer que se convirtiesen en recursos y una de las estrategias clave en este aspecto es el reacondicionamiento de terminales. Según encuestas recientes, esta iniciativa tendría buena acogida: el 73% de los participantes aseguraba que compraría un teléfono reacondicionado, si llevara garantía y el 57% lo haría si tuviese un precio competitivo.

La sostenibilidad y el consumo responsable de tecnología pueden ser el mejor criterio porque cada vez parece más claro que la estrategia de venta de las empresas de este sector de tecnología es producir más y más rápido y que esta estrategia no es positiva, ni para las sociedades dónde se produce, ni para nuestra sociedad, donde se consume.

 

¿Podemos hacer algo para mejorar?

Indudablemente los fabricantes pueden mejorar el diseño modular de sus productos, las baterías con mejor I+D+i y también, incluir procesos de gestión responsable en el “antes”, el “durante” y el “después” de fabricar sus móviles.

Las organizaciones públicas, como los Ayuntamientos, muchas veces no saben dónde colocar todos residuos electrónicos porque los puntos de recogida y reciclaje están siempre llenos y, sin embargo, a la vez, tienen que seguir renovando y comprando tecnología… podrían:

  1. alargar la vida útil de los equipos, comprar menos, “reciclar ” equipamiento y re-utilizar equipos re-acondicionados y así producir menos residuos

  2. también podrían incluir criterios de “compra pública ética” para asegurar, en lo posible, que sólo compran tecnología a proveedores que sean “socialmente responsables” y que cuidan de los derechos humanos en las fases del “antes y durante” de la fabricación

La ciudadanía y las organizaciones, muy especialmente las administraciones públicas, que son quienes finalmente deciden qué compran, y por qué, cada vez más piensan en esta clave de sostenibilidad y apoyan y promueven acciones como la recogida de firmas de Alboan, en la que colaboran el SJMValencia, Ideas Comercio Justo ... para pedir que sus Ayuntamientos consuman sólo #tecnologíaresponsable.

 

Fuentes: Base de articulos de Jose Vicente Lopez (UPM) en www.ticbeat.com y theconversation.com, Ecoasimelec y otros.

Foto: Ecoasimelec